091128

Las areniscas de Jaizkibel apenas contienen fósiles, salvo escasos caparazones microscópicos de plancton; sin embargo, son muy abundantes las huellas de actividad de organismos, denominadas icnofósiles. Estas marcas apenas aportan información sobre el aspecto de los seres que las crearon, si bien permiten conocer mucho sobre cómo era su comportamiento. Las trazas encontradas, atribuibles al desplazamiento, alimentación o reposo, fueron realizadas siempre sobre la superficie del sedimento, lo que indica que debía tratarse de un fondo marino muy profundo. Los invertebrados que las formaron, crearon curiosas pistas que respondían a patrones concretos de actividad biológica.

peidodomonte

  • Fosiles 1
  • Fosiles 2
  • Fosiles 3
  • Fosiles 4
  • Fosiles 5
  • Fosiles 6
  • Fosiles 7
  • Fosiles 8
  • Fosiles 9
  • Fosiles 10
  • Fosiles 11
  • Fosiles 12